Mistica | página de entrada Ciberoteca português français english
Su página precedente Presentación del proyecto Comunidad virtual Aplicaciones Piloto Clearinghouse Eventos Evaluaciones Su página siguiente

TECNOLOGIAS DE LA INFORMACION Y LA COMUNICACION PARA LA COOPERACION SOCIAL EN AMERICA LATINA (TICCOS)
Ponencia elaborada para el evento Visionarios 98
Autor:
Irene Plaz
Fecha de Publicaci�n:
09/03/1999
Contenido
Palabras claves:
Localizaci�n:
Ciberoteca > Archivos > esp_doc_11.html
Documentos conexos:

El objetivo de esta presentaci�n es compartir razones y creencias que nos han motivado a iniciar el proyecto Tecnolog�as de la Informaci�n y la Comunicaci�n para la Cooperaci�n Social (TICCOS) en Am�rica Latina y el Caribe.

Como su nombre lo indica, la meta de esta investigaci�n ser� conocer las posibilidades t�cnicas y sociales de construir mecanismos de cooperaci�n (que en el lenguaje cotidiano se asocia a colaboraci�n, uni�n, concertaci�n, vinculaci�n, coordinaci�n, relaci�n, etc.) entre individuos e instituciones potencialmente responsables de promocionar la incorporaci�n de las tecnolog�as de la informaci�n y la comunicaci�n (TIC) en sectores considerados estrat�gicos para el desarrollo sostenido de la regi�n.

Son muchas las razones que convergen en el deseo de promover la realizaci�n de un proyecto regional con la meta de TICCOS; especialmente entre aquellos que al asistir a Visionarios 98 delatan su inter�s en que:

1. Las TIC puedan ser herramientas que contribuyan al desarrollo sostenido de Am�rica Latina y el Caribe, con una integraci�n din�mica en la Sociedad Global de la Informaci�n; y,

2. Las TIC puedan ser un medio estrat�gico que contribuya a generar cambios en las maneras de hacer de individuos y organizaciones de todas las �reas de la sociedad, a fin de incrementar la calidad y productividad de las actividades que en ellas se realizan.

Sin embargo, en esta exposici�n nos limitaremos a presentar la concepci�n de la competitividad en la que nos hemos apoyado para justificar la importancia de un proyecto con las metas normativas y pragm�ticas de TICCOS, ya que estamos convencidos que confundir competencia con competitividad se ha transformado en una barrera para construir las redes electr�nicas y sociales (en el lenguaje cotidiano sin�nimos de enlazar, unir, conectar, vincular, coordinar, relacionar) con capacidad para transformar organizaciones y naciones. Este convencimiento creci� al verificar la insistencia de especialistas regionales en recomendar la cooperaci�n como un medio de incrementar las oportunidades de individuos, organizaciones y naciones en los contextos de econom�as globales. Surge, asimismo, de la evidencia documental y emp�rica de que esta no se produce de manera espont�nea, hay que buscar mecanismos para incentivar la integraci�n, la cooperaci�n y las alianzas entre naciones, organizaciones y l�deres.

Este proyecto se inscribe en la perspectiva normativa y pragm�tica de uno de los pioneros en la tarea de so�ar y actuar en funci�n de construir la Sociedad de la Informaci�n y/o el Conocimiento radicalmente diferente a la Sociedad industrial: nuevas maneras de hacer en lo productivo, lo pol�tico, lo social, lo cultural, lo individual. Entre las cinco Visiones usadas por Joneji Masuda para describir esta nueva sociedad -la Computop�a- mostremos aquella en la que se se�ala la importancia pragm�tica y ut�pica de la cooperaci�n:

Mi cuarta visi�n es la realizaci�n de sociedades sin�rgicas interdependientes. Una sociedad sin�rgica es aquella que se desarrolla cuando los individuos y grupos cooperan con esfuerzos complementarios para alcanzar objetivos comunes, determinados por la sociedad como un todo. El principio funcional de esta sociedad es el sinergismo, un principio nuevo que sustituir� al de la libre competencia de la actual sociedad capitalista"

La pr�xima meta de la regi�n: de la libre competencia a la competitividad aut�ntica

Competitividad parece ser hoy una palabra muy de moda. De esta moda derivan dos creencias: "las TIC pueden incrementar la competitividad de organizaciones y naciones" y "la competitividad incrementa el desarrollo sostenido de las naciones".

Estas creencias no s�lo est�n penetrando los mundos acad�mico y empresarial demandando una mejor plataforma de telecomunicaci�n en la regi�n en el d�a a d�a de las innovaciones, sino que, desde 1994, empez� a formar parte del discurso cuando acuerdan, como punto 13 del plan de acci�n de la Primera Cumbre de las Am�ricas:

La infraestructura de la informaci�n de un pa�s - las telecomunicaciones, la tecnolog�a de informaci�n y radiodifusi�n--- es un componente esencial del desarrollo pol�tico, econ�mico social y cultural. Las necesidades del desarrollo de las infraestructuras de informaci�n son inmensas. Los gobiernos de las Am�ricas se proponen satisfacer esas necesidades dedic�ndose a acciones m�ltiples, cuando sean compatibles con sus leyes respectivas , tales como…..

Esta misma semana , entre el 18 y 19 de abril de 1998, en la Segunda Reuni�n Cumbre de las Am�ricas, Enrique Iglesias, Presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), present� al grupo de gobernadores de la regi�n los resultados obtenidos por diez grupos de trabajo que han dado forma a la propuesta "Iniciativa Inform�tica 2000" . En las palabras de Iglesias el objetivo de esta propuesta es "iniciar el di�logo con los gobiernos de la regi�n para ayudarlos a crear estrategias para la era de la informaci�n". Los grupos de trabajo de Iniciativa 2000 han dotado al BID del marco de acci�n que orientar� el otorgamiento de 10.000 millones de d�lares anuales durante cinco a�os con la meta de estimular proyectos orientados a:

� Identificar productos y servicios de la informaci�n para los cuales existe demanda en la regi�n.

� Desarrollar estrategias de mercado y reforma de las pol�ticas para permitir la introducci�n r�pida de las nuevas tecnolog�as de la informaci�n.

� Procurar la financiaci�n y asistencia t�cnica necesarias para la puesta en marcha de tales tecnolog�as al comienzo del pr�ximo siglo.


Ofrecer 10.000 millones de d�lares anuales para "fomentar esfuerzos cooperativos que vinculen las actividades de una diversidad de instituciones p�blicas o privadas" puede, parad�jicamente, transformarse en factor de competencia entre los actores regionales (empresarios, gobiernos, acad�micos y usuarios,) interesados en estos recursos para financiar sus proyectos: En otras palabras, puede ser un factor externo a la regi�n que estimule la competitividad aut�ntica fomentando relaciones de cooperaci�n entre sectores en funci�n de una meta com�n, o puede generar la competencia (en el lenguaje cotidiano asociada a luchar, batallar, debatir, discutir, lidiar, pelear, rivalizar, enfrentarse, contender, etc.), entre ellos por el acceso a estos recursos. Al consultar las estrategias para la construcci�n de la Sociedad Global de la Informaci�n y las Infraestructuras Globales de Informaci�n , formuladas desde el 94 en todos los otros continentes, se observa que coinciden en construir visiones comunes, mecanismos de colaboraci�n entre actores nacionales y regionales en funci�n de incrementar su competitividad
y
Formular proyectos de colaboraci�n a fin de mejorar la eficacia t�cnica y social de sus redes en cada sector, en la naci�n, en la regi�n y en el continente
y
Evaluar el impacto de estas tecnolog�as para transformar las estructuras y procesos de los sectores y actividades estrat�gicas para el fomento de las capacidades competitivas. Quiz�s el antecedente de esta manera de construir sus estrategias est� en Masuda y su cuarta visi�n; o, quiz�s, sea resultado de la pol�mica con el Banco Mundial respecto a la manera de implementar la apertura de las econom�as nacionales. Masuda sosten�a que:

  • en la d�cada de los ochenta, tanto la teor�a como la pol�tica econ�mica estuvieron fuertemente orientadas a la eficiencia econ�mica. En este sentido fue un per�odo �nico. Sin embargo, este per�odo lleg� a su fin. Lo que se necesita es una pol�tica bien equilibrada entre eficiencia y equidad, para promover el bienestar de toda la sociedad.

Todo lo comentado sugiere que existen varias maneras de entender la competitividad e incluso de entender el desarrollo y, en nuestro caso, la relaci�n de �ste con las TIC, incluso entre los pa�ses ricos pertenecientes al Grupo de los Siete G7. En esta regi�n, si revisamos las estrategias nacionales, observamos predomina la idea de una competitividad limitada al �xito en el comercio exterior, a la apertura indiscriminada, a las privatizaciones y a la disminuci�n de la funci�n del Estado. En fin, a pesar de lo acontecido internacionalmente, todav�a en la actualidad se observa la creencia en la libre competencia como mecanismo espont�neo para alcanzar la competitividad y el desarrollo sostenido de la regi�n. Esta creencia deriva de lo que se ha popularizado como el modelo neoliberal, desde su perspectiva te�rica. La competitividad se limita a la capacidad de exportar o generar super�vit comerciales, a trav�s de medios artificiales como, por ejemplo, la baja de tasas de cambio o la reducci�n de gastos internos . Seg�n la Comisi�n Econ�mica para Am�rica Latina y el Caribe (CEPAL) esta estrategia de Apertura Econ�mica y Ajustes Estructurales implementada en la mayor�a de las naciones de la regi�n ha hecho que mejoren algunos indicadores. Por ejemplo, la tasa de crecimiento fue positiva en el per�odo 1991-1996 (3,2%) y para 1997 (5,3%) y la tasa promedio de inflaci�n fue la menor de los �ltimos cincuenta a�os (11%). Aunque el d�ficit de cuenta corriente ha aumentado de 35.000 millones a 60.000 millones, �ste est� cubierto por el flujo de capital extranjero que alcanza los 73.000 millones de d�lares (ver gr�fico sobre indicadores socio-econ�micos al final de este punto). De igual manera se eval�a su impacto en el sector de las Tecnolog�as de la Informaci�n y la Comunicaci�n en la regi�n. Los diagn�sticos indican que en los noventa hubo una marcada tendencia hacia el crecimiento exponencial de la inversi�n y consumo en varios de los rubros de este sector. De acuerdo a la informaci�n ofrecida por la Hemisphere Wiide Inter-University Scientific and Technological Information Network (REDHUCyT) , entre 1991 y 1997 , la curva de crecimiento de los Hosts en la regi�n revela cifras que pueden apreciarse en el siguiente gr�fico:


Por su parte, la Asociaci�n Hispanoamericana de Centros de Investigaci�n y Empresas de Telecomunicaci�n (ACHIET) confirma esta tendencia al registrar una tasa de crecimiento del 50% (para el per�odo 1992 y 1995, p.23) de lo que se denomina como servicios de acceso a la sociedad de la informaci�n (tel�fonos, telefon�a m�vil y TV cable), acompa�ados de fuertes inversiones en proyectos de infraestructura de cables submarinos (UNISUR, COLUMBUS II AMERICA-1), de infraestructura de redes terrestres de fibras �pticas, de servicios de sistemas internacionales de sat�lites (Intelsat y Panamsat), (Hispasat) y de sistemas locales de sat�lites (Brasilsat, Morelos/solidaridad y Nahuelsat y el Sim�n Bol�var) . Sumemos a ello que en Am�rica Latina y el Caribe se gast� para 1995, 5.84 billones de d�lares en PCs y software, 7.53 billones de d�lares en 1996 y 9.37 billones para 1997, estim�ndose para el 2001 un consumo de 20 billones de d�lares . De la lectura de la abundante documentaci�n que se puede obtener haciendo uso de INTERNET se deduce que, adem�s de incrementarse la infraestructura de las TIC, se han diversificado los sectores de la sociedad en los que se utiliza y los grupos de usuarios que demandan esta tecnolog�a. Insistimos que esta tendencia se fortalecer� con la inversi�n del BID en el proyecto Iniciativa Inform�tica 2000 ya mencionado, en las �reas de agricultura, banca, fondos de inversi�n, educaci�n y entretenimiento, comercio electr�nico, sociedad civil, salud, modernizaci�n del Estado, estrategias para promover el acceso y pol�ticas de mercado. Son estas estad�sticas las que justifican el entusiasmo en cuanto a mejoras de la regi�n, resultantes del incremento de la capacidad competitiva de la misma y del fomento del desarrollo sostenido. La insuficiencia de este mecanismo de libre comercio para fomentar el crecimiento del sector de las TIC y de los indicadores del desarrollo definidos por las organizaciones mundiales, se evidencia cuando comparamos las estad�sticas por habitante respecto a equipamiento del sector en la regi�n, con las cifras de los pa�ses ricos (ver gr�fico siguiente):


En este gr�fico de la ACHIET se observa que, a pesar del crecimiento exponencial de muchos de los rubros de acceso a la Sociedad de la Informaci�n, la brecha entre la regi�n y los pa�ses de mayor industrializaci�n es dif�cil de superar a trav�s de mecanismos espont�neos del mercado. El crecimiento del sector no ha garantizado a la poblaci�n (de 500.000.000 de habitantes) el derecho b�sico a la comunicaci�n como un servicio universal, definido en t�rminos de telecomunicaci�n como:

  • � Disponibilidad geogr�fica universal en cuanto a la provisi�n de servicios sobre la demanda dondequiera que, cada vez que y no importa quien sea el usuario que la requiera.
  • � Acceso no discriminado, lo cual significa que todos los usuarios son tratados equitativamente en cuanto a fijaci�n de precios y calidad de los servicios.
  • � Oferta de precios razonables y de acuerdo al poder adquisitivo del usuario .

Tampoco han mejorado los indicadores del desarrollo econ�mico y social de la regi�n: vulnerabilidad frente a los desajustes del mercado externo (impacto de la crisis asi�tica), d�ficit en cuentas corrientes (resultante del aumento del valor de las importaciones sobre las exportaciones), mantenimiento del fuerte impacto de la deuda externa regional, desempleo urbano (7,5%, por transformaciones econ�micas). Como ejemplos de problemas sociales tenemos desempleo y subempleo (afectando a j�venes y mujeres con el inevitable deterioro social y el crecimiento del sector informal), pobreza, incremento de la brecha entre extremos ricos y pobres, deterioro de los indicadores cualitativos y cuantitativos de educaci�n y salud, desintegraci�n social (por desigual acceso a bienes y servicios), p�rdida de credibilidad del sistema pol�tico, violencia y corrupci�n (ver cuadros siguientes ).



AMERICA LATINA Y EL CARIBE: PRINCIPALES INDICADORES ECONOMICOS
  1994 1995 1996 1997A/
Actividad econ�mica y precios        
  Tasas de variaci�n anual
Producto interno bruto 5,4 0,2 3,5 5,3
Producto interno bruto por habitante 3,7 -1,5 1,9 3,6
Precios al consumidor 335,1 35,9 18,4 10,5
Relaci�n de intercambio 4,1 3,5 0,6 2,0
 
Sector externo  
  Miles de millones de d�lares
Exportaciones de bienes y servicio 222,7 264,4 294,0 326,2
Importaciones de bienes y servicios 200,5 272,8 302,2 326,2
Balance de bienes -13,6 1,9 4,4 -11,5
Balance de servicios -12,0 -10,3 -12,6 -16,6
Saldo renta de factores -34,9 -38,8 -41,8 -46,3
Saldo en cuenta corriente -48,6 -32,3 -35,5 -59,9
Cuenta de capital y financiera 42,2 25,4 62,9 73,5
Balance global -10,3 -6,8 27,4 13,6
Deuda externa total desembolsada 557,0 608,0 629,1 644,6
Fuente: CEPAL, sobre la base de cifras oficiales A/Estimaciones preliminares



PROBLEMAS M�S IMPORTANTES (ocho pa�ses)
Pa�ses Econ�micos Sociales Pol�ticos NS/NR A/ Total
Argentina 67 19 13 2 100
Brasil 38 37 24 1 100
Chile 54 25 21 0 100
M�xico 75 12 12 1 100
Paraguay 43 20 34 3 100
Per� 60 23 16 1 100
Uruguay 65 18 15 3 100
Venezuela 48 25 26 1 100
Fuente: CEPAL, sobre la base de Latinobar�metro, 1995. A/No sabe o no responde.

Si aceptamos la propuesta de la competitividad aunt�ntica, (en el lenguaje cotidiano sin�nimo de capacidad, aptitud, experticia, talento, suficiencia) , elaborada por los especialistas de la CEPAL a principios de los noventa, esta situaci�n se explicar�a por la apertura hacia el exterior sin transformaciones productivas hacia el interior, resultando en una competitividad artificial, con escaso impacto en el fomento del uso del progreso t�cnico en la construcci�n de un desarrollo innovador. Significa que, aunque la tendencia sea al crecimiento de la inversi�n y el consumo, si no se contempla la implementaci�n de pol�ticas econ�micas y sociales orientadas a transformar la sociedad, se lograr� el crecimiento en las estad�sticas de inversi�n y consumo de infraestructuras telem�ticas hasta porcentajes similares a los pa�ses del mundo rico, sin con ello garantizar la inserci�n de la regi�n en la Sociedad Global de la Informaci�n con la debida competitividad. Resumiendo algunas de las definiciones de la aut�ntica competitividad:

  • la competitividad gana gravitaci�n en las relaciones que establece con otros conceptos (equidad y sustentabilidad) y valores sociales (democracia, derechos humanos y participaci�n social) .

Un modelo que sirve de ejemplo para ilustrar las relaciones de causalidad entre Progreso Tecnol�gico, Competitividad y Desarrollo puede apreciarse en el siguiente esquema :

Desde esta perspectiva el concepto de desarrollo est� relacionado con la construcci�n de una sociedad innovadora: El objetivo de lograr una sociedad innovadora en la regi�n, competitivamente integrada en el mundo, est� ligado a la capacidad de efectuar innovaciones, no s�lo tecnol�gicas, sino tambi�n institucionales y legales . Seg�n esta propuesta:

  1. La competitividad es siempre nacional: el efecto del progreso t�cnico en el incremento de la competitividad de una regi�n o naci�n no es autom�tico; existen mapas de relaciones entre lo t�cnico, lo econ�mico, lo institucional y lo social; no es posible construir la competitividad sostenida de un sector aislado; y
  2. Para incrementar la competitividad del sector p�blico o privado de la regi�n hay que transformar las estructuras jer�rquicas de funcionamiento hacia estructuras de redes que vinculen a todos aquellos que pueden contribuir a mejorar la eficiencia y calidad de la actividad de producci�n o de servicios.

La visi�n de aut�ntica competitividad invita a explorar caminos que contribuyan a la vinculaci�n entre los actores nacionales (gobierno, academia, empresas), por una parte, y la organizaci�n de los actores locales en redes en funci�n de metas comunes, por la otra. Uno de los mecanismos fomentados internacionalmente es justamente el de la cooperaci�n.

Cooperaci�n en los proyectos de telematizaci�n regional como mecanismo para construir una sociedad innovadora con aut�ntica competitividad .

Fue partiendo de esta definici�n de la aut�ntica competitividad que hemos elaborado la premisa (o hip�tesis) de la que partimos para formular TICCOS : Si reunimos los recursos (econ�micos, financieros, t�cnicos, profesionales, organizacionales), individuos (promotores l�deres) y grupos (p�blicos y privadas) en acuerdos de cooperaci�n que en cada naci�n de la regi�n en los �ltimos veinte a�os hayan promocionado proyectos de informatizaci�n y/o telematizaci�n en su �rea de actividad, el efecto sin�rgico de estos acuerdos cooperativos pudiera mejorar las oportunidades particulares de cada actor social al acceso o uso innovador de la red de redes, como quiera que se llame en un futuro. Estar�amos, entonces, interesados en estudiar las iniciativas de telematizaci�n de la regi�n que pudieran contribuir a fomentar:

  1. La cooperaci�n para mejorar las condiciones de inserci�n de la regi�n en la Sociedad Global de la Informaci�n.
  2. La cooperaci�n para mejorar las posibilidades de construir un plan de acci�n para la construcci�n de la Sociedad del Conocimiento en Am�rica Latina y el Caribe que apuntar�a al desarrollo sostenido.
  3. La cooperaci�n para mejorar las posibilidades de construcci�n y gerencia de redes telem�ticas, a fin de transformar las estructuras jer�rquicas de las organizaciones estrat�gicas en redes t�cnicas y sociales.

Si entendemos la cooperaci�n como un proceso y no como un resultado "cuyo objetivo consiste en la promoci�n de la interdependencia mutuamente beneficiante para los participantes" una investigaci�n como TICCOS pudiera justamente ser un instrumento para fomentar:

La cooperaci�n en los proyectos de telematizaci�n del sector productivo regional contribuyendo a:

  • Fortalecer la estandarizaci�n y el uso de las redes electr�nicas entre los diferentes agentes de la base productiva: gobierno, universidades, centros tecnol�gicos, organizaciones empresariales y de trabajadores.

  • Reducir costos de b�squeda de informaci�n fluida y transparente de los mercados estableciendo convenios de bases de informaci�n electr�nicas compartidas en un sector local regional e internacional.

  • Establecer convenios de entrenamiento en estas tecnolog�as espec�ficas a trav�s de aplicaciones telem�ticas de los recursos humanos para ser implementadas de manera innovadora en un sector particular entre empresas locales, regionales, y transnacionales

  • Desarrollar tecnolog�as de valor agregado espec�ficas en el sector de las tecnolog�as de la informaci�n y la comunicaci�n requeridas para fomentar la competitividad de un determinado sector productivo o de servicios.

  • Fomentar la gestaci�n de centros de productividad de car�cter tripartito, es decir, con la participaci�n del gobierno, universidades, centros tecnol�gicos, organizaciones empresariales y de trabajadores.

La cooperaci�n en los proyectos de telematizaci�n del aparato gubernamental regional pretender�a:

  • Fortalecer el desarrollo de redes electr�nicas institucionales que favorezcan la coordinaci�n entre diferentes sectores y entre estos y el sector p�blico, con la finalidad de disminuir el riesgo y la inversi�n.

  • Fortalecer y coordinar las instituciones y empresas gubernamentales encargadas de fomentar las capacidades de infraestructura, recursos humanos y servicios de informaci�n, requeridas para proyectos de telematizaci�n, en especial en instituciones cient�ficas, t�cnicas y de servicios sociales (como educaci�n y salud).

  • Fomentar los procesos de telematizaci�n de las diversas funciones que cumplen los gobiernos centrales, aut�nomos y descentralizados en nuestras naciones, a fin de incrementar su eficiencia econ�mica y social.

  • Mejorar los criterios de selectividad en la asignaci�n de recursos o de bienes esenciales, pretendiendo restablecer niveles de equidad en atenci�n a necesidades concretas de los grupos. Para realizar la selecci�n, son necesarios sistemas precisos de informaci�n sobre las modificaciones permanentes de los grupos a los que estuvieran dirigidas las acciones.

La cooperaci�n en los proyectos de telematizaci�n del sector educativo regional contribuir�a en:

  • Fomentar una formaci�n ciudadana internacionalmente competitiva y �tica: esto significa que cada persona tenga la oportunidad de desarrollarse plenamente en sus diferentes roles: trabajo, familia; mundo social, pol�tico, cultura.

  • Acceso de la poblaci�n actualizada a los c�digos de pertenencia, participaci�n plural, sistem�tica e informada, en el mundo de la pol�tica. Pleno desarrollo, cohesi�n, fraternidad, solidaridad entre las personas, pero tambi�n el acceso a un conjunto de c�digos comunes. Todo ello significa la moderna ciudadan�a.

  • Mejor manejo de la inversi�n en infraestructura f�sica y material de la ense�anza y los servicios de apoyo a la educaci�n, tales como las bibliotecas. En el logro de esta doble funci�n se encuentran m�ltiples facetas en las que la telematizaci�n pudiera contribuir a alcanzar las metas propuestas. Los proyectos m�s mencionados ser�n:

  • Implementaci�n de proyectos con tendencia al establecimiento de relaciones a distintos niveles entre las instituciones educativas y el entorno productivo y social en el que est�n insertos: comunidad, regi�n, naci�n.

  • Implementaci�n de proyectos destinados al fortalecimiento de nuevas metodolog�as pedag�gicas de formaci�n del educando y del docente.

Y a vincular proyectos de telematizaci�n con proyectos de integraci�n regional a fin de:

  • Integrar regionalmente las capacidades cient�ficas, t�cnicas gerenciales, informaci�n, humanas, para incrementar el sistema de innovaci�n cient�fico-tecnol�gico y fortalecer la infraestructura de las tecnolog�as de la informaci�n.

  • Estudiar los mecanismos para incorporar el uso de las tecnolog�as de la informaci�n al fortalecimiento de los diversos procesos de integraci�n.

  • Fortalecer la vinculaci�n telem�tica entre instituciones nacionales y regionales encargadas de fomentar su integraci�n.

  • Permitan identificar �reas potencialmente estrat�gicas de integraci�n regional y mecanismos que garanticen la viabilidad t�cnica e institucional.

Para finalizar, la perspectiva desde la cual nos aproximamos al tema de las TIC es la de una investigaci�n social sobre la telematizaci�n mundial como herramienta -o no- del Desarrollo. Desde esa experiencia, nos hemos convencido de que ser�a menos costoso y m�s eficiente la incorporaci�n de las TIC a nuestras organizaciones para fomentar la innovaci�n social y t�cnica, si aprendi�ramos a integrar las visiones de todos los campos del saber que convergen en las TIC: ingenieros, computistas, comunic�logos, documentalistas, sociol�gos y antropol�gos y, adem�s, la perspectiva de los usuarios de los sectores estrat�gicos y no estrat�gicos. Si utiliz�ramos esa multidisciplinaria perspectiva para identificar las barreras de las estructuras sociales y t�cnicas que inhiben el uso de las TIC para el cambio socio t�cnico de una organizaci�n, o actividad, identificar�amos las motivaciones y barreras de los individuos, con la intenci�n de transformar sus maneras de hacer hacia patrones que apoyen menos la competitividad y m�s la capacitaci�n de las personas para vivir mejor; en definitiva, identificar�amos los factores que inducen a la competencia a actores y organizaciones por recursos, prestigio y poder y obstaculizando la posibilidad de construir redes sociales y t�cnicas en la regi�n. Siempre pueden, si las buscamos, encontrarse coincidencias de intereses entre actores. Dejo abierta como interrogante la propuesta de Masuda: �Se puede construir una sociedad del conocimiento sin fomentar relaciones sociales sin�rgicas (cooperativas)?


Bibliograf�a

  1. Cohen Orantes, Isaac ((1981) El concepto de integraci�n. Revista de la CEPAL, No.15:149-159, diciembre.
  2. Comisi�n G de AHCIET (1997) Hispanoam�rica hacia la Sociedad de la Informaci�n: la perspectiva desde AHCIET, febrero.
  3. Commission of the European Communities (1997) Europe's way to the information society: an action plan. 22 p�gs.
  4. Constance, Paul (1998) Who is building the data highways.
  5. Dwyer, Brian M. (1995) Preparing for the 21st Century: A Paradigm for our Times. Innovation in Education and Trainig International, IETI 32,2: 269-277.
  6. ESPASA DICCIONARIO (1994)Espasa Calpe S.A., Madrid, Espa�a.
  7. European Commission (EC) (1996) Chairs's Conclusions of the Information Society and Development Conference. Midrand, South Africa, 13-15 May, 6 p�gs.
  8. Fajnzylber, Fernando (1988) Competitividad internacional: evoluci�n y lecciones. Revista de la CEPAL, No.56: 7-24, diciembre.
  9. Ffremcj-Davis, Ricardo (1988) Esbozo de un planteamiento Neoestructuralista. Revista de la CEPAL, No.34: 37-44, abril.
  10. Inter-American Development Bank (1998) Informatics 2000 Initiative. Http://198.186.239.117/I2000I/engwelcome.asp?sLang=ENG&HiLow=HIGH.
  11. Internet Resources for Latin America (1997). http://lib.nmsu.edu/subject/bord/
  12. Laguia/. 45 p�gs.
  13. Kliksberg, Bernardo (1996) �C�mo modernizar el Estado para el desarrollo social? Elementos para la reflexion. Documento de apoyo a la Conferencia del autor en el Seminario Internacional XXXV Aniversario del CENDES. 13 p�gs. (mimeo).
  14. Kliksberg, Bernardo (s/f) Nuevas fronteras tecnol�gicas en materia de gerencia en Am�rica Latina. Revista de la CEPAL, No.31:179-199.
  15. Masuda, Yoneji (1984) La Sociedad Informatizada como Sociedad Post-Industrial. FUNDESCO/Tecnos, Madrid, Espa�a.
  16. Ministry of International Trade and Industry (1997) The Action Plan for Economic Structure Reform (Summary). May, 8 p�gs.
  17. M�ller, Geraldo (1995) El caleidoscopio de la competitividad. Revista de la CEPAL, No.56: 137-148, agosto.
  18. Panorama Social (1996) La situaci�n laboral y los programas de generaci�n de empleo. http://www.eclac.cl/espanol/Publicaciones/ps96/ps6A.html, 6 p�gs.
  19. Peters, Thomas J. Y Waterman Jr., Robert H. (1984) En busca de la excelencia, Editorial Norma S.A., Colombia.
  20. Plaz Power, Irene y Rodr�guez, Luis G. Socio-Technical Evaluation of Networking Projects: The Case of Venezuelan Institutions of Higher Education. IFIP 98. 7 p�gs. (enviado).
  21. Plaz Power, Irene La integraci�n telem�tica regional: conectando autopistas o integrando comunidades. Revista REDES, 25 p�gs. (en prensa).
  22. Podrebarac, George R. (1995) Living and Learning: the Management of Change. Comnet It'95. Conferencia National Informatics Policies and Strategies in Commonwealth Countries, Malta, 30 de octubre al 1�.de noviembre, 26 p�gs.
  23. Press, Larry (1997) The Role of Computer Networks in Development. Communications of the ACM, 39(2): 23-30, February.
  24. Press, Larry (1998) Latin American and Caribbean Concerns. http://som.csudh.
  25. Edu/fac/lpress/devnat/general/foro.htm. 2 p�gs.
  26. Press, Larry (1998) Toward an Internet Census for Devleoping Nations.
  27. Http://som.csudh.edu/fac/lpress/devnat/general/conluis.htm. 2 p�gs.
  28. V Foro Permanente de Redes de Am�rica Latina y el Caribe (1997) Resultados del Taller de Planificaci�n Estrat�gica. http://ekeko.rep.net.pe/VFORO/
  29. Resultados.html. 53 p�gs.
  30. Reuni�n Cumbre de las Am�ricas (1994) Plan de Acci�n. 9-11 de diciembre. 29 p�gs. http://www.redhucyt.oas.org/webing/summit.htm.
  31. Rosenthal, Gert (1997) Balance preliminar de la econom�a de Am�rica Latina y el Caribe - 1997. http://www.eclac.cl/espanol/Publicaciones/bal97/
  32. Resumen.htm. 27 p�gs.
  33. The Bangemann Challenge (1997). http://www.ispo.cec.be/promo/resconf/
  34. Bchallenge.html. 33 p�gs.
  35. UNESCO (1995) The right to comunicate: at what price? Economic Cosntraints to the Effective Use of Telecommunications in Education, Science, Culture and in the Circulation of Information. May, 85 p�gs.
  36. Wasserman, Stanley y Galaskiewics, Joseph (Eds.) (1994) Advances in Social Network Analysis, SAGE Publications, London-New Delhi, Inglaterra.
  37. World Bank and the Gobernment of Canada (1997) Knowledge for Development. Global Knowledge 97, Toronto, Canada, 22-25 de junio . 35 p�gs.


Su página precedente Búsqueda Créditos Encabezado Mapa del sitio <webmistica@funredes.org> Su página siguiente
http://funredes.org/mistica/castellano/ciberoteca/participantes/docuparti/esp_doc_11.html
Correo: [email protected]
Última modificación: 23/09/1999