Mistica | página de entrada Ciberoteca
Su página precedente Presentación del proyecto Comunidad virtual Aplicaciones Piloto Clearinghouse Eventos Evaluaciones Su página siguiente

Comunidades Virtuales de Aprendizaje como herramienta didáctica para el apoyo de la labor docente.

Autor:

Adriana Margarita Meza Meza
Yara  Elizabeth Pérez Guerrero
Berenice de la Barreda Bautista
Fecha de Publicación:
19/11/02
Contenido
Palabras claves:
Localización:
Ciberoteca Archivos esp_doc_72.html
Documentos conexos:

 

Comunidades Virtuales de Aprendizaje como herramienta didáctica para el apoyo de la labor docente.

 Adriana M. Meza Meza
Yara Elizabeth Pérez Guerrero
Berenice de la Barreda Bautista
DIRECCIÓN DE SOPORTE EDUCATIVO  

 

Las nuevas generaciones se ven inmersas en un contexto mediático y tecnológico más competitivo, que demanda de forma inmediata nuevas habilidades y conocimientos del uso de las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (NTIC’s). En suma, en el ámbito educativo ahora se requiere de una alfabetización tecnológica.  

La importancia de implementar comunidades virtuales en la formación docente radica en crear nuevos ambientes de aprendizaje que le permiten al profesor tener acceso a la tecnología y utilizarla como una herramienta didáctica, que apoye a la enseñanza, contribuyendo de forma significativa al mejoramiento de su calidad y efectividad, además de proporcionar un desarrollo profesional a través del trabajo colaborativo con otros profesores.  

La formación y capacitación docente para el manejo de Comunidades Virtuales de Aprendizaje debe contemplar, además de la alfabetización tecnológica el acceso y manejo de la tecnología, el desarrollo de aprendizajes cooperativos y colaborativo, el acceso a foros de expresión y el abordaje de temas de actualidad e interés para el desempeño pedagógico.  

BIBLIOGRAFÍA

Anne Goodsell Love. “What are learning communities?”, in Levine, Jodi H., editor (1999).Learning Communities: New Structures, New Partnerships for Learningl. The Freshman- Year Experience Monograph Series No.26. University of South Carolina: National Resourse Center for the First-Year and Students in Tansition  

CANTOLLA, D. (2000) Comunidades Virtuales: ciudades en el ciberespacio [1ª parte]

 Faith Gabalnick, Jean MacGregor, Roberta Matthews y Barbara Leigh Smith (1990) Learning Communities: Creatin Connections Among Students, Faculty, and Disciplines, New Directions for Teachin and Learning, Number 41, Spring, San Francisco: Jossey-Bass Inc., Publishers

 FERNANDEZ SÁNCHEZ, E.; FERNÁNDEZ MORALES, I.; MALDONADO MARTÍNEZ, A. (2000):Comunidades virtuales especializadas: un análisis comparativo de la información y sercicios que ofrecen al usuario. VII Jornadas Españolas de Documentación, 2000.

GURRUTXAGA, A. (1991) El Redescubrimiento de la Comunidad. Reis, 56, p. 33-60

http:/www.ecommdigital.com (Consulta diciembre de 2000)

K. Patricia Cross (1998) “Why Learning Communities? Why Now? About Campus-Enriching the Student Experience, San Francisco: Jossey-Bass Inc., Publishers, July-August, pp.4-11

RHEINGOLD, H. (1996) La Comunidad Virtual: Una sociedad sin Fronteras. Barcelona Gedisa.

Vincent Tinto (2000) “What have we learned about the impact of learning communities on students?” in Assessment Update. Progress Trends, and Practices in Higher Education, March- April, Vol. 12, No.2, p.1.

 Comunidades Virtuales de Aprendizaje como herramienta didáctica para el apoyo de la labor docente

 Sin duda alguna el siglo XXI se ha caracterizado por ser una época de múltiples cambios a nivel económico, político, social, cultural y tecnológico. La llegada de la globalización ha traído consigo una apertura de fronteras comerciales, acuerdos regionales, libre flujo de capitales, creación de estructuras jurídico-políticas supranacionales y nuevas tecnologías de comunicación. Hoy, la computadora y el Internet son una realidad social. Las aplicaciones de estos nuevos medios son tan vastas, a tal grado que es difícil hoy pensar las más diversas actividades individuales y colectivas sin el uso de ellas.  

Las generaciones de este nuevo siglo se ven inmersas en un contexto mediático y tecnológico más competitivo, que exige de forma inmediata nuevas habilidades y conocimientos para no quedar excluido de esta nueva sociedad informatizada.  

La utilización de las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación (NTIC’s) demandan un replanteamiento de los usos y costumbres sociales. Hoy en día, en un mundo donde la comunicación se produce no sólo a través del lenguaje escrito, sino también a través de otros lenguajes como son el audiovisual y a través de soportes físicos que no son impresos (televisión, radio, ordenadores, ...) el concepto de alfabetización cambia radicalmente.  

En la actualidad el dominio de la lectoescritura parece insuficiente ya que sólo permite acceder a una parte de la información vehiculada en nuestra sociedad: a aquella que está accesible a través de los libros. Una persona analfabeta tecnológicamente queda al margen de la red comunicativa que ofertan las nuevas tecnologías.  

El analfabetismo tecnológico se refiere a la incapacidad para utilizar las nuevas tecnologías tanto en la vida diaria como en el mundo laboral y no está reñido con la educación académica en otras materias. Es decir, cualquiera puede ser un "analfabeto tecnológico", independientemente de su nivel de educación e incluso de su clase social o su poder adquisitivo

Aquellas personas que no sepan desenvolverse en la cultura y tecnología digital de un modo inteligente (saber conectarse y navegar por redes, buscar la información útil, analizarla y reconstruirla, comunicarla a otros usuarios) no podrán acceder a la cultura y el mercado de la sociedad de la información.

Este tipo de habilidades cognitivas que implican el uso de tecnologías de la información y comunicación son evidentes y nadie cuestiona la necesidad de formar a las personas en las mismas. El problema surge cuando nos planteamos porqué y para qué fines educar a las personas  en el uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación y, en consecuencia, bajo qué modelo educativo.

Un primer enfoque o concepción de los por qués y para qués alfabetizar tecnológicamente tanto a los adultos como a las nuevas generaciones, se apoyan en argumentos de naturaleza economicista. Esta visión afirma que el avance y prosperidad económica de un país depende tanto de su desarrollo tecnológico como de la existencia de recursos humanos cualificados.

Otra de las razones encuentra su fundamento en el poco acercamiento que tienen los adultos hacia el manejo de las nuevas tecnologías, en relación con los niños y jóvenes. En este sentido, son reveladoras las cifras de la octava encuesta anual de Consumo Cultural y Medios realizada en la ciudad de México[1], en abril del presente año, en donde el 53% de los encuestados afirmó no haber usado nunca la computadora y sólo un 24% dijo usarla a diario. El perfil de los usuarios también fue representativo, pues 40% fueron hombres y sólo 29%  mujeres.  

Las edades de los que usan la red frecuentemente oscila entre los 16 y los 29 años y preocupa que la mayoría de quienes menos la usan tengan más de 50 años. Asimismo, el estudio arrojó que muchos  niños y jóvenes están incorporándose al manejo de Internet, pero con fines exclusivamente centrados en el consumo de bienes de ocio y muy pocas veces con fines educativos.  

Dichas resultados no hacen más que confirmar que en México todavía son pocas las personas que hacen uso de esta nueva tecnología y que aun cundo los jóvenes les llevan ventaja a los adultos por tener mayor contacto con la computadora y el Internet, el manejo que le han dado a  esta última ha quedado reducido a simples búsquedas de información sobre cantantes favoritos, deportes, juegos, chistes, chats, etc., reduciendo así las potencialidades que ofrece este nuevo medio de comunicación e información al terreno académico.  

Es evidente que si el manejo de estos nuevos medios de información y comunicación es encaminada desde la perspectiva del aprendizaje, los profesores tendrán en sus manos una herramienta muy completa que les servirá de apoyo a su práctica docente ya que a través del uso de Internet no solamente tendrán acceso a la información sino que además podrán trabajar bajo un esquema de comunicación multidireccional que les permitirá trabajar de manera conjunta, exponiendo sus ideas, intercambiando experiencias y de esta forma se retroalimentarán y aprenderán unos de otros, rompiendo así con el esquema tradicional de enseñanza donde el papel del alumno era ser un simple receptor pasivo.

Esta herramienta es conocida actualmente como Comunidad Virtual. Este concepto no es nuevo, en realidad la comunidad ha existido siempre a lo largo de la historia, la única diferencia radica en que antes el territorio de la comunidad era geográfico y hoy este es virtual, es decir, la comunidad no ocupa un espacio en el mundo físico sino en el ciberespacio. Así, el ser humano traslada a este espacio virtual, sus modos de vida en sociedad, su cultura y configura ese espacio para que responda a sus necesidades.  

Según Howard Rheingold, a quién se le atribuye haber acuñado el término "comunidad virtual", en su libro, The Virtual Community, define las comunidades virtuales como "…agregaciones sociales que emergen de la red cuando un número suficiente de personas entablan discusiones públicas durante un tiempo lo suficientemente largo, con suficiente sentimiento humano, para formar redes de relaciones personales en el ciberespacio"[2].  

Inicialmente la comunidad virtual se generó con fines comerciales, recreativos y culturales, sin embargo, las potencialidades que ofrecía no eran explotadas debido a que la educación informal que proporcionaban rebasaba la utilización de las mismas, pues docentes y alumnos empezaron a utilizarlas como un medio de aprendizaje y retroalimentación a sus aprendizajes formales. Esto propicia que las comunidades virtuales empiecen a operar de portales comerciales como comunidades virtuales de aprendizaje y que los docentes las incorporen paulatinamente como estrategia didáctica dentro de su práctica docente.  

Al convertirse las comunidades virtuales de aprendizaje en una nueva estrategia educativa se flexibilizan los ambientes de enseñanza y crean nuevas formas de interacción entre profesores y alumnos. Dicha interacción se promueve por medio de técnicas de aprendizaje cooperativo y colaborativo, enseñanza de pares, grupos de discusión, seminarios, aprendizaje por experiencia, laboratorios,  trabajo de campo, aprendizaje centrado en problemas, escritura y comunicación a lo largo de todo el currículo, reflexiones continuas, autoevaluación, entre otras.

De esta forma, el reto para este nuevo siglo  será  desarrollar procesos formativos dirigidos a que el profesor aprenda a aprender (es decir, adquiera las habilidades para el autoaprendizaje de modo permanente a lo largo de su vida); sepa enfrentarse a la información , es decir, buscar, seleccionar, elaborar y difundir aquella información necesaria y útil, trabajar en equipo con otros profesores, formando el mismo su propia comunidad en función de sus intereses académicos, de manera tal que el propio docente comience a experimentar nuevos ambientes de aprendizaje con el fin de mejorar su desarrollo profesional y por ende su labor con los alumnos.

 Por todo lo anterior es que se hace indispensable instrumentar en el ámbito de la educación,  un modelo de Capacitación Docente bajo la estrategia de “Comunidades Virtuales de Aprendizaje,”. Dicha estrategia permitirá a la comunidad educativa tener acceso a la tecnología y utilizarla como una herramienta didáctica para apoyar los procesos pedagógicos, contribuyendo de forma significativa al mejoramiento de la calidad y efectividad de la enseñanza.  

Sin embargo, es importante destacar que para implementar cualquier estrategia de capacitación docente en el manejo de las Nuevas Tecnologías de Información y Comunicación, resulta indispensable evaluar el nivel de alfabetismo tecnológico de los profesores, para que a partir de estos resultados, se diseñen cursos que  respondan verdaderamente a las necesidades reales de los destinatarios.

El programa de capacitación que se implemente deberá enfocarse a que los docentes aprendan aprendiendo el uso de las nuevas tecnologías  a través de ambientes de comunidades virtuales de aprendizaje. De tal forma que este mismo modelo  pueda ser instrumentado en su práctica educativa.

 Así, el diseño para capacitar al docente en el manejo de las nuevas tecnologías a través de comunidades virtuales de aprendizaje, deberá  estar enfocado a resarcir el analfabetismo tecnológico. Asimismo,   tendrá que contemplar cómo enseñarle al profesor a formar una comunidad virtual de aprendizaje, la manera de administrarla, estrategias que le permitan discriminar cualquier tipo de material y la forma de operar cada uno de los recursos que estarán en la web.

De este modo, el profesor conocerá las dos formas que existen para crear una comunidad virtual de aprendizaje. La primera consiste en generar una comunidad,  por medio de uno de los portales de Internet, el cual dentro de sus múltiples servicios ofrece al usuario la creación de comunidades virtuales. Es preciso señalar que desde el momento en que se crea la comunidad se debe definir quién será el encargado de administrar la misma, que por lo regular es el especialista, el cual tendrá la función de revisar los trabajos elaborados por los participantes y decidir si estos pueden o no ser integrados a los proyectos que más tarde se compartirán con toda la comunidad. Además, al administrador le corresponderá poner al alcance de todos los participantes todos aquellos textos que puedan servir a la comunidad.  

Una segunda opción es a partir de crear una página web dentro de la super carretera de la información. En ella también se tendrá que definir quién será el administrador y quienes los participantes.  

En este sentido, se puede decir que la creación de comunidades virtuales de aprendizaje bajo cualquiera de las dos opciones antes mencionadas, comienza por crear un sitio en el ciberespacio, en  el cual existirán bancos o bases de información en donde se registrarán los mensajes intercambiados por los alumnos entre si y con el profesor, los documentos que servirán de base al curso y enlaces con otros sitios web que sean relevantes para el tema de discusión del grupo.  

Por otro lado, cualquier comunidad virtual que se forme, deberá contemplar los siguientes elementos para su óptimo funcionamiento:  

1. Un espacio destinado a la publicación de proyectos, producciones y actividades que giraran en torno al ámbito de la comunidad,

2. Tener  ligas, hipervínculos o direcciones relacionadas con la temática de la comunidad que sirvan para orientar a los docentes y alumnos en la búsqueda de materiales , y

3. Contemplar direcciones que contengan  recursos de información relevante para el  área en que se está trabajando

4. Un calendario de actividades en donde se especifique las fechas en que se desarollarán los foros de discusión, así como los días de entrega de los trabajos.  

Concebido de esta forma, el sitio web, además de ser el territorio virtual de la comunidad de aprendizaje es un banco de información, un aula de aprendizaje, un espacio de comunicación y un espacio que vincula a la comunidad con el mundo exterior.  

Al participar en una Comunidad Virtual de Aprendizaje la responsabilidad es compartida, ya que todos sus miembros son participes en el proceso de aprendizaje. Además, el conocimiento se entiende como dinámico y el proceso de trabajo se da en un ambiente activo y colaborativo, donde la participación e interacción continua por parte de profesores y alumnos se hace indispensable para su buen funcionamiento.  

Esta nueva estrategia rompe con los esquemas tradicionales de enseñanza, ya que el maestro pasa de ser un transmisor de conocimientos a un facilitador (Silvio,1999; Chacón, 1997), orientándolos sobre la manera de acceder a recursos de información, que reposan en diversos lugares, organizaciones y personas (distribuidos en una red). En pocas palabras este modelo de enseñanza se basa en la facilitación del aprendizaje, la interactividad entre el profesor y el alumno, alumnos entre si  y de los alumnos con los expertos en las materias que les son de interés.  

Los beneficios que ofrecen las comunidades virtuales de aprendizaje son muchos, entre ellos podemos mencionar que los estudiantes que han utilizado esta estrategia participan más activamente en el aprendizaje en clases. Los lazos que crean con sus demás compañeros van más allá del aula, pues aún después de clases dedican  más tiempo a aprender juntos.

Asimismo, la calidad del aprendizaje estudiantil aumenta, ya que al aprender juntos su comprensión y aprendizaje se enriquece.  

Además los estudiantes aprenden a colaborar con sus iguales para desarrollar sus proyectos y de esta forma toman conciencia de su responsabilidad por su propio aprendizaje al igual que el aprendizaje de sus compañeros.  

Así, podemos concluir que el Capacitar a los docentes bajo ambientes de comunidades Virtuales de Aprendizaje, permitirá a la comunidad educativa trabajar la educación a distancia a través de nuevas tecnologías en tiempo real, vivenciar la enseñanza para tener una mayor efectividad del aprendizaje, crear nuevos entornos de aprendizaje que le permitirán mejorar su practica educativa, así como enriquecer su  labor a través del intercambio de experiencias con otros profesores.  

 

 

 

Comunidades Virtuales de Aprendizaje como herramienta didáctica para el apoyo de la labor docente.

  Adriana M. Meza Meza
Yara Elizabeth Pérez Guerrero
Berenice de la Barreda Bautista

SUBSECRETARÍA DE SERVICIOS EDUCATIVOS PARA EL DISTRITO FEDERAL
DIRECCION TGENERAL DE EXTENSIÓN EDUCATIVA
DIRECCIÓN DE SOPORTE EDUCATIVO

 

Av. Parroquia 1130 3er piso
Col. Sta. Cruz Atoyac
Del. Benito Juárez
Tels: 53-28-10-97
53-28-20-00
Exts:21333,21478,21534
Fax: ext.21399 y 21478
e-mail: ammeza@sep.gob.mx

NECESIDADES DE EQUIPO AUDIOVISUAL
COMPUTADORA CON MEMORIA MÍNIMA DE 2GB, CD ROM
CAÑON
PANTALLA

Adriana Margarita Meza Meza
Lic. en Psicología por la UNAM
Maestría en Psicología Educativa por la UNAM

 

Ø      SUBDIRECTORA DE SOPORTE PEDAGÓGICO EN LA DIRECCIÓN DE SOPORTE EDUCATIVO DE LA SUBSECRETARIA DE SERVICIOS EDUCATIVOS PARA EL DISTRITO FEDERAL.  

Ø      DIVERSOS ESTUDIOS DE INVESTIGACIÓN EN EL ÁMBITO EDUCATIVO Y DE NUEVAS TECNOLOGÍAS PARA INSTITUCIONES COMO LA UNAM, EL IPN, EL IFE, EL CONAFE.  

Ø      ASESORIAS Y CAPACITACIÓN EN DIVERSAS INSTITUCIONES COMO  UNAM, IPN, PEMEX, IFE, IEDF, TESORERÍA DEL DF, UNIVERSIDAD ANAHUAC, UNIVERSIDAD INTERAMERICANA DEL DESARROLLO

   


Nuevas Tecnologías. Abre retos la brecha digital. Encuesta anual de Consumo Cultural y Medios. Cultura/ Reforma, martes 9 de abril del 2002.[1]

[2] Rheingold, Howard (1993). The virtual community. Addison-Wesley. Reading, USA.

 



Su página precedente Búsqueda Créditos Encabezado Mapa del sitio <webmistica@funredes.org> Su página siguiente
http://funredes.org/mistica/castellano/ciberoteca/participantes/docuparti/esp_doc_72.html
Correo: webmistica@funredes.org
Última modificación: 19/11/2002