Logotipo

Páginas Web del Dr. Pablo Liendo

La Virtualización de la Realidad

Parte 4: "Virtualización de la Realidad"
Línea verde
A diferencia de lo que ocurre con la Realidad Virtual, en multitud de contextos el medio es pasivo, es decir somos nosotros quienes -deliberadamente- nos esforzamos en elaborar mentalmente tales representaciones. Veamos algunos ejemplos en los cuales se da esa disociación entre lo físico y sus distintas representaciones:

Virtualización de la Sexualidad

Seguidamente se presenta una secuencia de imágenes -arrancadas de las Páginas de la Web real- que ilustran cuan factible es virtualizar algo tan "carnal" como la sexualidad. Se trata de imágenes que sin duda alguna están llamadas a ocupar un vacío generado por la misma modernidad. Para decir lo menos, eso va a tener un enorme impacto sobre la vida de relación y -si no se apuran los biólogos de la reproducción y los ingenieros genéticos- también lo tendrá sobre la reproducción de nuestra especie.

Un físico sueco bajo el pseudónimo de "Olof Johannesson", en una novela de ciencia ficción en la cual los humanos han sido prácticamente desplazados por las máquinas, pone en "boca" de una computadora la siguiente expresión (supuesta a ser un elogio...):

El Hombre es la única criatura viva lo bastante inteligente para percibir que el propósito de la evolución era la computadora".....!

Metáforas Virtuales

Hay pues, inicialmente una primera toma de conciencia en cuanto a la disociación entre el mundo físico y el mundo lógico. En el físico, podríamos tomar el ejemplo de un Tomo de una enciclopedia de nuestra biblioteca. En un primer nivel de virtualización podemos cerrar los ojos y recordar cómo es nuestro preciado libro, e incluso sentir lo que su extravío nos produciría. En otro nivel de virtualización, podemos indizarlo y -posteriormente- con la sola ficha referencial en la mano ir a dictar una charla y referirnos muy cómodamente a nuestro libro; como si fuese realmente el objeto en cuestión. En el siguiente nivel, podemos registrar sus descriptores en una base de datos, y apoyarnos en ésta al dictar la charla. Dicha base de datos prodría tener un acceso remoto a través de la Internet. Nuestra exitosa charla nos ha llevado a dictarla en un paraje remoto, con acceso a la red. Esta vez, con el solo resultado de la búsqueda del registro, de la mera ficha, nos podremos referir muy cómodamente a nuestro libro, como si fuese realmente el objeto en cuestión, e incluso sentir lo que cualquier percance con dicho registro nos produciría... Finalmente ya se encargarán los expertos en Realidad Virtual de crear un entorno en el cual -aunque lo intentemos- tendríamos que confesar que lo que parece estar ante nuestra vista es un lindo Tomo de una enciclopedia, tal vez más atractivo que aquel otro semejante que tenemos en nuestra biblioteca.

Si tomamos el caso de una biblioteca nos encontraremos que hoy en día están disponibles sus funcionalidades, en forma remota, a nivel de las redes teleinformáticas. A ese ambiente, que en el plano lógico representa a nuestra biblioteca física, se le conoce como la "Biblioteca Virtual". En el mismo orden de ideas, para otras organizaciones sus funcionalidades están total o parcialmente disponibles en las redes, lo cual ha originado las metáforas del "Museo Virtual", el "Centro Comercial Virtual", el "Kiosco de Revistas Virtual", la "Librería Virtual", el "Bufete Virtual", el "Hospital Virtual", etc.

El Hambre y la Virtualidad

En un episodio de la Pantera Rosa (3kb) vemos a este singular personaje de las tiras cómicas en serias dificultades. Durante un crudo invierno se encuentra en un bosque, con hambre y sin alimentos. Divisa una cabaña y cifra sus esperanzas en resolver su problema cuando llegue allá. El caso es que al llegar se da cuenta de que la cabaña está deshabitada y -al revisar minuciosamente la cocina y sus alrededores- constata que no hay comida. Es cuando se percata que hay una biblioteca de la cual extrae un libro de cocina, recorta la fotografía de un pescado y la pone a freir en una sartén...! Eso es virtualizacián de la realidad.

Era previsible que el ocurrente humorista venezolano Pedro León Zapata nos moviera el piso con una caricatura (7kb) suya sobre este tema.

Nicholas Negroponte ha popularizado una dualidad entre la Sociedad de los Atomos y la Sociedad de los Bits. Es de hacer notar que -en el caso específico que nos ocupa- los bits carecen de valor nutricional alguno y, por ende, no son aptos para la alimentación!

Hay personas que siembran papas. Otras fríen papas. Finalmente hay otras que escriben recetas de cocina basadas en las papas. El punto es que estas últimas papas no se pueden utilizar para la alimentación. Son papas virtuales.

A un cierto nivel de abstracción, el Menú (la "carta") de un restaurant no es sino la representacion virtual de su cocina y su bodega. Un restaurant que haya resuelto el problema de ofrecer una gama de platos y bebidas puede carecer de Menú lo cual, si bien nos resulta pintoresco, debe ser poco práctico. El Menú representa un valor agregado al servicio ofrecido. Lo que no debería darse es un restaurant que disponga de un Menú pero en el cual los platos y bebidas ofertados carecen de contraparte física alguna. Eso es virtualización de la realidad.

Atención Médica y Virtualidad

Después de 15 años de ejercicio clínico de la profesión, el Autor se dedicó a los sistemas de información. Si ese ejemplo lo sigue un número significativo de colegas, vamos a tener un problema de atención médica aun más serio que el actual.

La atención médica asigna una importancia capital al levantamiento de información sobre el paciente, lo cual queda plasmado en su Historia Médica. A un cierto grado de abstración, dicha Historia Médica pretende ser una representación virtual de dicho paciente. Tanto así, que alarma ver cuan frecuentemente los colegas dejan de vincularse con su paciente, limitándose a interactuar con la señalada Historia Médica! Eso es virtualización de la realidad.

Obras Civiles y Virtualidad

Un ingeniero que venga lidiando con un personal no calificado, problemas de disponibilidad de recursos, presiones de los sindicatos, cambios regulatorios de diversa índole, inflacion, mercados deprimidos, etc., verá con sumo interés la posibilidad de abandonar ese quehacer y dedicarse a hacer cálculos. Tal vez se atreva incluso a diseñar algunas estructuras. El mayor atractivo podría tornarse en el mercadear sus servicios a través del Ciberespacio, en el cual supuestamente hay varias decenas de millones de clientes potenciales. Si eso lo hace un número significativo de sus colegas, vamos a tener un problema de obras civiles aun más serio que el actual. Eso es virtualización de la realidad.

Mascotas Virtuales

En el Japón se inició un fenómeno que tiene consternados a los estudiosos del Hombre y sus colectivos. Se trata de las llamadas Mascotas Virtuales (45kb). La más difundida de todas se conoce como "Tamagochi". Es un pequeño dispositivo electrónico que representa a un pollo, el cual tiene un ciclo de vida con unos requerimientos. Si el usuario lo cuida, alimenta y distrae, el pollo cumplirá con su ciclo felizmente. De lo contrario fallece. El planteamiento en sí sorprende por lo simplista. El caso es que ha tenido una demanda inusitada, sobre todo en la población infantil. Los niños que andan cuidando sus mascotas virtuales ya no quieren ocuparse de las tareas escolares, ni de las relaciones familiares, ni de sus propios animales. Resulta preocupante enterarse que entre quienes fallan -y por ende el "animalito" fallece- con frecuencia se desarrolla una problemática seria de orden psicológico en la cual predomina un sentimiento autoculpabilizante. Eso es virtualización de la realidad.

Inspirado en el éxito comercial de estas mascotas virtuales ha aparecido el "Tamahonam", el cual es otro pequeño dispositivo electrónico que representa ni nada más ni nada menos que a un ganster de la Mafia china, a quien -oprimiendo unos botones- hay que suplirle de alcohol, cigarrillos y hasta de una navaja para defenderse, so pena de que muera en el intento...

Economía y Virtualidad

Cuando la insatisfacción por el trueque motivó la aparición de la figura del dinero, se inició la vertiente virtual de la economía. Un agricultor sembraba maiz y su vecino criaba cerdos. Entre ellos intercambiaban sus productos. Cuando ambos tuvieron repletos sus respectivos inventarios de ese par de productos o -simplemente- cuando les interesaron otros productos, decidieron establecer una convención mediante la cual una determinada moneda "equivale" a tantos kilos de maiz o de cerdo. De nuevo se hace necesario recordar que esa moneda no tiene valor nutricional alguno. Es una mera representación virtual de cierta cantidad de maiz o de cerdo, pero nada más.

Del documento "Tendencias de la Globalización a Finales del Siglo XX", correspondiente a una conferencia dictada por el Dr. Roberto Savio el día 27 de marzo de 1996, citamos verbatim lo siguiente:

Entonces, en 1989, el capital especulativo, esto es lo que se especulaba en bolsas, transacciones que no fueran productivas, se calculaba en 800.000 millones de dólares. De estos 800.000 millones de dólares en los bancos había 680.000 millones de dólares, por lo tanto casi todo el capital especulativo estaba depositado en los bancos, y se movía ocasionalmente para operaciones bursátiles.

Y eran los mismos bancos que tenían en gran parte la función de jugar en bolsa por cuenta del cliente. En 1992, tres años después, ya pasaba de 950.000 millones, de los cuales 800.000 millones están en los bancos, y en 1994 se pasa a 2,3 billones de dólares, de los cuales en los bancos hay 850.000 millones.

Esto quiere decir que hay un billón y medio de dólares que dan vuelta en el mundo, que no paran en ningún lugar de depósito o de control. Baste decir que las transacciones bursátiles hoy son de un billón de dólares diarios . El profesor Kurtsman, que era el director de la Harvard Business Review, y es un monetarista importante, dice que hoy para cada dólar que en el mundo circula de producción de bienes, hay entre 20 y 30 dólares que tienen sólo valor financiero.

Los paises más desarrollados iniciaron una primera etapa agrícola, luego una industrial y -desde hace algún tiempo- han iniciado la etapa conocida como la Sociedad de la Información. La característica es que esa secuencia ha sido acumulativa. Cada etapa la desarrollan además de la(s) anterior(es). (Ver Curvas 1) (8kb).

Es interesante señalar que recientemente el Banco Mundial optó por abandonar el término "Paises Industrializados". En lo sucesivo toda su documentación utilizará el término "Economías Avanzadas", ya que al parecer el tener industrias le restaría(?) méritos a los mayores niveles de desarrollo.

Los paises en desarrollo iniciaron su etapa agrícola, luego abandonaron el campo para incursionar en la industrialización. Ahora, justo cuando las precariedades hacen tan pesado el quehacer diario en nuestros paises, aparece el seductor llamado a incorporarse al Ciberespacio. Hay un discurso explícito de la dirigencia local que más o menos reza así:

Si se aprieta el paso podríamos evitar que nos deje este nuevo tren de la modernidad. Podríamos marchar a la par de los paises desarrollados en lo que se refiere a la Sociedad de la Informaciín.
La característica es que pretendemos recorrer la secuencia pero en forma ya no acumulativa. Incursionamos en cada etapa en vez de la(s) anterior(es). Ver Curvas 2) (8kb).

Complementar la contraparte física con una contraparte virtual suele representar un mecanismo de agregación de valor, lo cual -por lo demás- deberíamos tratar de alcanzar. Lo que no es admisible es que un número significativo de actores decidan desarrollar lo virtual y abandonar su contraparte física. Corremos el riesgo de pretender construir un país virtual, que tendría necesariamente poca duración. Lo malo no es crear "castillos en el aire", sino desprenderse de todo y mudarse a ellos! Eso es virtualización de la realidad.

En la Página próxima continúa con: Conclusiones.
Línea verde
Página Previa Página Siguiente

Logotipo Fundación Redes y Desarrollo

Dr. Pablo Liendo-Chapellín. Director Regional
Comentarios al Autor: pliendo@reacciun.ve
Copyright (C) 1996 (todo el contenido), Dr. Pablo Liendo
Reservados todos los derechos
Revisado: 10 de agosto, 1997
URL: http://www.funredes.org/liendo/charlas/virtual/virtual4.htm